Navegar / buscar

Yo te robo, pero a mí ni se te ocurra.

El otro día, un compañero escritor me comentó una anécdota que le ocurrió en Madrid cuando cogió un taxi para ir a la Feria del Libro. Voy a intentar reproducir lo mejor posible la conversación que ambos tuvieron.

Escritor: Hola, buenos días.
Taxista: Buenos días, ¿a dónde?
E: Al Retiro
T: ¿A la Feria del libro?
E: Sí.
T: Escritor o visitante
E: Escritor, firmo ahora a las 12:00
T: Ah, genial, me encanta leer,  ¿qué libros ha escrito?
E: Bueno, tengo varios, el último es xxx.
T: Ah, perfecto, esta noche lo miro y me lo descargo de internet.
E: Bueno, también lo puede usted comprar
T: Es que son tan caros…
E: Bueno, mi libro en ebook cuesta 6,95 euros, menos que la carrera que le voy a pagar por diez minutos.
T: Bueno, sí, pero mientras lo pueda conseguir gratis, eso que me ahorro.
E: Perfecto, ya veo el respeto que tiene usted por los escritores.
T: Bueno, es lo que hay.
E: Y si yo me bajase del taxi ahora mismo sin pagarle, ¿Qué ocurriría?
T: Bueno, que llamaría a la policía o correría detrás de usted.
E: Claro, ese es el problema, que cuando esta noche se baje mi libro yo no podré ni llamar a la policía ni correr detrás de usted.
T: Sí, pero una vez está en internet qué más da, si lo cojo o no lo cojo.
E: Eso mismo digo yo, si usted ya estaba circulando, qué más da que yo ahora mismo me lleve, en realidad usted ya estaba vivniendo hacia aquí, gasta lo mismo si me hubiese subido como si no.
T: Sí, pero yo tengo que ganarme la vida, y esto gasta gasolina y mi tiempo.
E: Si claro, y yo no he gastado mi tiempo escribiendo esta novela, ¿verdad?, ni tampoco he tenido gastos visitando lugares para documentarme, ni cogiendo trenes, taxis, aviones para poder promocionar el libro… El problema es que vivimos en un país en el que no vemos problema en gastarnos 7 euros en un cubata, o en 5 litros de gasolina o en una mierda de hamburguesa con coca-cola pero gastarnos en algo que ha supuesto un esfuerzo intelectual… eso no tiene valor.
T: Bueno, son 9,80, ¿quiere ticket?
E: ¿9,80 por diez minutos de coche? Si fuera invisible como usted en internet me bajaba ahora mismo de aquí. Tome. Ah, por 6,95 puede adquirir mi nueva novela, y le durará bastante más que cinco minutos.

Si te ha gustado este artículo, inscríbete aquí y te enviaré más textos.

Publicidad:


De donde viene… Dormir a pierna suelta

Cuando decimos que hemos dormido a pierna suelta significa que hemos dormido bien, tranquilos, relajados, sin preocupaciones, pero, ¿de dónde viene esta frase?

Se dice que tiene su origen en la época en la que los prisioneros eran encadenados con grilletes en los tobillos. Normalmente se utilizaba este sistema por las noches, para que los reos no pudieran escapar. Los grilletes iban unidos a bolas de hierro o se fijaban en una pared.

En algunas ocasiones, si los prisioneros habían realizado un buen trabajo o  como recompensa por buen comportamiento, los guardias les quitaban los grilletes para que pudieran dormir de una forma más cómoda.

 


El hombre con el pijama de rayas

pijamaderayas

Esta foto fue tomada el 5 Junio de 1945 por un soldado del ejército de los US en la ocupación alemana. En ella podemos ver a un prisionero de un campo de concentración identificando a un guardia de las SS.

Observen ambas figuras: el prisionero ­-judío probablemente-­ apunta con el dedo, y también con los ojos, a un criminal que no es capaz de sostenerle la mirada; a un cobarde que, seguramente, días antes y con una pistola en mano, no habría dudado en pegarle un tiro en la cabeza.

Viendo este tipo de fotos resulta incomprensible que, setenta años después, ese mismo judío que apunta con el dedo a su asesino, sea capaz ahora de coger una pistola -­quien dice una pistola, dice un tanque o un bombardero-­ y apuntar masivamente a otras víctimas, pongamos que ciudadanos palestinos. Quizás con la intención de eliminar a alguno tan asesino como el guardia de la foto, sin duda, pero sin importarle lo más mínimo el resto de civiles. Eso tiene un nombre, y justamente ellos deberían saberlo: exterminio.

Es curioso que este tipo de barbaridades las cometa un pueblo que se denomina a sí mismo el elegido de dios. El problema es que dioses hay a patadas, tenemos ése que quemaba brujas en la hoguera, el que anima a ser suicidas o el que permitió que su pueblo fuera asesinado para convertirlo ahora en asesino; elijan ustedes a su favorito.

Si uno se fija en la foto, distinguirá a una persona vestida totalmente de negro que está mirando hacia la pared ­en realidad hacia otro lado­, como desentendiéndose de todo lo que está ocurriendo a su espalda. Ese tipo, hoy en día, podría ser un representante de la ONU o el propio Obama.

La imagen está sacada de la Wikipedia y es de dominio público, la guerra en Gaza también.

Si te ha gustado este artículo, inscríbete aquí y te enviaré más textos.

Publicidad: